23/9/15

Jorge Luis Borges: Poetas de Buenos Aires










Buenos Aires es una ciudad que podemos vivir, que acaso podemos ver y que, ciertamente, no podemos mostrar. Vienen extranjeros a esta ciudad, les mostramos el barrio de la Boca, el barrio de la Boca es menos un suburbio de Buenos Aires que un suburbio de Génova; les mostramos el parque de Palermo, que se parece a otros parques de otras grandes ciudades; les mostramos el Barrio Norte, que representa nuestra nostalgia del país; les mostramos el Barrio Sur, pero casi toda Sudamérica es Barrio Sur, con más patios, más aljibes, más zaguanes y, acaso, más ilustres iglesias. Buenos Aires es una ciudad para ser querida y para ser vivida, no para comunicarla a otros. 

Ese problema es el que tienen los poetas de Buenos Aires. Por eso, Carriego, a principios de este siglo, buscó una solución sentimental y pintoresca. Pero no sé si Buenos Aires es sentimental y sé que Buenos Aires, sobre todo el Barrio de Palermo, que fue el barrio de Carriego, y que fue el mío también, no era un barrio pintoresco. Ahora, Carriego alguna vez se acercó a la épica. Esos fueron sus mejores momentos. Por ejemplo: 

Sobre el rostro adusto tiene el guitarrero 
viejas cicatrices de cárdeno brillo  
en el pecho un hosco rencor pendenciero 
y en los negros ojos la luz del cuchillo. 

Pero esto tampoco es típico de Buenos Aires. Esto corresponde a un paisano criollo de cualquier ciudad. 

Ahora, tendríamos también muchas piezas de Lugones. El autor ha pensado seguramente en Buenos Aires. Pero entiendo que hay una discordia entre el vocabulario lujoso y las arduas metáforas de Lugones y la ciudad de Buenos Aires, que, como ya dije, es una ciudad un poco gris y un poco invisible. 

Tenemos también los poemas de Horacio Rega Molina, por ejemplo, “Carta a un domingo humilde”. Allí yo he encontrado el sabor de Buenos Aires. Aunque es, me parece, demasiado pintoresco para Buenos Aires. Algunos me han llamado poeta de Buenos Aires. Lo soy en el sentido de que he querido dar una expresión poética de la ciudad, pero no creo haberlo conseguido. 

En todo caso, el único texto mío en el que algunos han reconocido el sabor de Buenos Aires es un cuento, un cuento policial titulado “La muerte y la brújula”. Un cuento que ocurre en una especie de Buenos Aires de pesadilla o de alucinación, en el que hay una Rue de Toulon, que corresponde al Paseo Colón, una vieja quinta en un lugar llamado Triste-le-Roy, que corresponde al viejo hotel, hoy desaparecido, del pueblo, de mi pueblo en cierto modo, de Adrogué. Y allí Buenos Aires está sugerido. 

Y esto me lleva al poeta que, si no me engaño, ha dado la mejor versión de Buenos Aires. Y la ha dado justamente porque no ha procedido por descripción sino por alusión, ha rozado ligeramente a Buenos Aires, y por eso nos…* la expresión de nuestra querida ciudad. Y simplemente es, como todos ustedes lo saben, Fernández Moreno. 

*… aquí recordando unos versos suyos, unos versos en que toma...* y…* expresión del centro de Buenos Aires y lo da por insinuación y alusión. Los versos dicen así: 

Piedra, madera, asfalto 
si me enterrasen bajo el pavimento 
Piedra, madera, asfalto, 
en una calle del centro. 
Piedra, madera, asfalto, 
Casi no estaría muerto. 

Y ahora quiero dejarlos con estos versos de Fernández Moreno resonando en el espíritu de ustedes y en mi espíritu. 

Yo lo quise a Fernández Moreno, y por pudor no se lo dije nunca, pero creo que él sintió la amistad y la admiración que yo le profesé. 




* Los puntos suspensivos corresponden a partes faltantes 
de la transcripción de esta audición radial.

Conferencia radiofónica en Radio Municipal
En el programa La Ciudad Viva
Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires
Emisión del 15 de octubre de 1963
Retrato de Borges por Humberto Rivas, 1972


No hay comentarios:
Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...