15/2/17

Jorge Luis Borges: Un soldado de Lee (1862)








Lo ha alcanzado una bala en la ribera
de una clara corriente cuyo nombre
ignora. Cae de boca. (Es verdadera
la historia y más de un hombre fue aquel hombre).

El aire de oro mueve las ociosas
hojas de los pinares. La paciente
hormiga escala el rostro indiferente.
Sube el sol. Ya han cambiado muchas cosas

y cambiarán sin término hasta cierto
día del porvenir en que te canto
a ti que, sin la dádiva del llanto,

caíste como cae un hombre muerto.
No hay un mármol que guarde tu memoria;
seis pies de tierra son tu oscura gloria.



En El Otro, el Mismo (1964)

Foto: Nicolás Helft: Postales de una biografía, pág. 88

Buenos Aires, Emecé, 2013


No hay comentarios:
Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...