14/9/16

Jorge Luis Borges: Animosos*







I
Animoso en la pelea,
jocoso entre la metralla,
dirá quien así me vea:
Ese hombre… ¡es hombre-batalla!
II
Te daré muerte de plomo,
o de no, muerte de acero;
una, clavada en el lomo;
otra, con el revolvero.
III
Ya la guerra desatada
viene y te arrastra en su ola;
o te lastima la espada
o te aturde la pistola.
IV
No siempre la guerra es guerra,
no todo es pánico y grito;
gozamos buenos asuetos
coreando Rufián Bonito.
V
Con impetuoso donaire
me juego por el caudillo.
¡Con la espada pincho el aire
y disparo el pistolillo!
VI
Mofletes de colegial,
bigotillo retorcido.
Desfilo y dice la gente:
¡Es el capitán cupido!
VII
De estatura elemental
soy espejo de soldados;
la barba a lo delantal
me cubre hasta los calzados.
VIII


Danzo y brinco en la batalla
como un enorme juguete;
amago con espadín
y disparo el pistolete.
IX
La cosa más endiablada
no la aprendes de una vez;
hay que ser buen japonés
para oblicuar la mirada.
X
¡Cómo a la tórtola gustan
las indolencias del nido!
¡Cómo a este brazo conforta
manejar sable temido!
XI
Por más visajes que me haga
no me apabulla la gente;
entro en acción y me digo:
más miedo carga el de enfrente.
XII
El enemigo me ve;
porto morrión altanero;
en la carga soy final
pero en la fuga, primero.
XIII
Encabezando la tropa
soy bizarro monigote;
desfilo y dice la gente:
¡Aquí hay hombre! ¡Aquí hay bigote!**
Dice Betina Edelberg: “Borges inventó otra de sus diabluras: envió a Adolfito y Silvina, a Mar del Plata, unas coplillas que llamaba animosos. Al pasar varios días, una tarde llegó a casa alarmado y me dijo que seguramente las habían tomado en serio porque no había recibido ninguna respuesta. Solía recitarlas con tono altisonante y un acento que pretendía imitar a Alfonso Reyes. Años más tarde le propuse publicarlas en una Antología del humor poético, que me habían encargado, y aceptó feliz: me dictó trece animosos (los caracteres en negrita me fueron sugeridos por el propio Borges, quien al recitar ponía énfasis en la palabra y estallaba en carcajadas estruendosas) […] Al pie de página Borges explicaba el "origen" de los animosos (acaso esto había desconcertado a los Bioy)”. En Betina Edelberg, “Versión de Borges”, Palabra y Persona, publicación del Centro Argentino del PEN Club Internacional, Buenos Aires, Nº 6, Borges. Centenario, octubre de 1999 (N. del E.).
** “Estas coplillas corresponden a la época, legendaria ya, de las Parcialidades Incruentas (1964-65). A diferencia de otras colecciones apócrifas de suyo, el ramillete popular que brindamos al público argentino tiene el tufillo inimitable de la marisma. Acaso arrebatado por su entusiasmo, nos escribe un folklórico: ‘No ha muerto el animoso; me atrevo a sospechar que sigue contando, en los más agrestes bohíos, con la tolerancia de los oyentes’” (J. L. B.)

Nota
*En Betina Edelberg, Canto al humor. Antología imperfecta del humor poético, Buenos Aires, Ediciones Puma, febrero de 1968.


Luego en Textos recobrados 1956-1985
Edición al cuidado de Sara Luisa del Carril y Mercedes Rubio de Zocchi
© 2003 María Kodama
© Emecé editores Buenos Aires 2003

Foto original: Captura Borges encuentro con las artes y las letras,  RTVE 
entrevista de los periodistas Paloma Chamorro, José Luis Jover y Marcos Ricardo Barnatán 

a Jorge Luis Borges en el año 1976, a sus 77 años


No hay comentarios:
Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...