21/9/16

Adolfo Bioy Casares: "Borges" (Miércoles 14 de octubre de 1959). Sobre corregir y evaluar a los estudiantes








Miércoles, 14 de octubre. Come en casa Borges. BORGES: «Antes corregía a los alumnos que dicen de que, pienso de que; ahora no, porque si los corrigiera no los dejaría hablar. Mañana a la tarde ya diremos nosotros pienso de que». Hablamos de expresiones hoy corrientes y que nos parecen horribles: el secretario de Estado (o el titular de la cartera) asumirá hoy, yo adhiero, un vino de honor, los familiares y tantas otras. BORGES: «¿Vos decías cabello por pelo, comer por almorzar, tránsito por tráfico, brasileño por brasilero, conducción (palabra peronista), aglutinar, enfoques (un nuevo enfoque), tratativas, sede, un gremialista politizado?». BIOY: «¿Por qué nos parecen feas? Al fin y al cabo una palabra, salvo cuando es notablemente cacofónica, no tiene por qué ser más fea que otra; y sin duda las formas que hoy usamos, algún día, a otras personas, parecieron tan feas como las que hoy nos ofenden. Yo creo que lo que hay de ofensivo en el uso de tales formas es que denota una falta de conciencia, de saber lo que está diciendo, por parte de quien las emplea. Ayer nadie decía tratativas. Vos me contaste de no sé quién que te habló de tratativasPoco después, por radio, se habló de las tratativas entre la Marina, que bloqueaba Buenos Aires, y unos generales que representaban a Perón. Desde entonces el interlocutor con toda naturalidad está hablando de tratativas. ¿Cómo? ¿No sabe que él mismo no conocía la palabra hace una semana...? Concretizando, dijo alguien. ¿Por qué no enormificar? El crepúsculo, que enormifica los árboles».
Mientras una chica hablaba, tan cansado estaba de oír estéee que pensó: «Cuando diga otros once estéees... la mando a sentarse». En seguida tuvo que hacerlo. Los ingleses dicen errr, los franceses heu, y los argentinos estéee... También los estudiantes esgrimen la muletilla en realidad«Bueno, estéee, en realidad Mark Twain nació en Hannibal.» BORGES: «Nadie sostuvo lo contrario».
Parece que Marone, cuando, en un examen, un alumno no sabía contestar alguna pregunta, lo miraba con ojos brillosos, sentía afecto por él y con alivio y alegría le comunicaba: «Entonce [sic] yo te bocho a vos». Acota Borges: «Ese afecto no le servía de nada al alumno».
Cita versos de Grünberg:

En un lejano pogrom
le degollaron al hijo,
        del que una noche me dijo:
        «¡Era un gallardo Absalom!».1

BORGES: «Con su torpeza, vuelve ridícula una situación patética. Los dos primeros versos conmueven; los dos últimos son absurdos: uno imagina a un mamarracho, con melena hasta los hombros y anteojos azules».
Dice que Gibbon es un pince-sans-rire.


1. MF, nº 24 (1924), «Parnaso satírico». Juego de palabras con Tono menor (1923), obra de F. López Merino.

En Bioy Casares, Adolfo: Borges
Edición al cuidado de Daniel Martino
Barcelona: Ediciones Destino ("Imago Mundi"), 2006
Imagen: Borges con estudiantes en la Universidad de Michigan, 1976
Foto en Rodríguez Monegal, Emir; Borges. Una biografía intelectual, FCE, 1987



No hay comentarios:
Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...