21/2/16

Jorge Luis Borges: Un escolio







Al cabo de veinte años de trabajos y de extraña aventura, Ulises hijo de Laertes vuelve a su Ítaca. Con la espada de hierro y con el arco ejecuta la debida venganza. Atónita hasta el miedo, Penélope no se atreve a reconocerlo y alude, para probarlo, a un secreto que comparten los dos, y sólo los dos: el de su tálamo común, que ninguno de los mortales puede mover, porque el olivo con que fue labrado lo ata a la tierra. Tal es la historia que se lee en el libro vigésimo tercero de la Odisea.
Homero no ignoraba que las cosas deben decirse de manera indirecta. Tampoco lo ignoraban sus griegos, cuyo lenguaje natural era el mito. La fábula del tálamo que es un árbol es una suerte de metáfora. La reina supo que el desconocido era el rey cuando se vio en sus ojos, cuando sintió en su amor que la encontraba el amor de Ulises.





En Historia de la noche (1977)

Foto tomada durante una visita de a Pittsburgh en 1967 

por A. F. Supervielle. Propiedad de Alfredo Roggiano
en 40 inquisiciones sobre Borges
Revista Iberoamericana, Año XLIII N° 100-101 - Julio/Diciembre 1977
Universidad de Pittsburgh, Pennsylvania


No hay comentarios:
Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...