25/2/16

Jorge Luis Borges: H.O.








En cierta calle hay cierta firme puerta
con su timbre y su número preciso
y un sabor a perdido paraíso,
que en los atardeceres no está abierta
a mi paso. Cumplida la jornada,
una esperada voz me esperaría
en la disgregación de cada día
y en la paz de la noche enamorada.
Esas cosas no son. Otra es mi suerte:
las vagas horas, la memoria impura,
el abuso de la literatura
y en el confín la no gustada muerte.
Sólo esa piedra quiero. Sólo pido
las dos abstractas fechas y el olvido.





En El oro de los tigres  (1972)



1 comentario:

  1. Gracias Patricia por ese aporte y por todos aquellos con los que enriqueces este jardín borgiano

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...