12/12/15

Jorge Luis Borges: La Diosa Gálica







Cuando Roma llegó a estas tierras últimas y a su mar de aguas dulces indefinido y quizá interminable, cuando César y Roma, esos dos claros y altos nombres, llegaron, la diosa de madera quemada ya estaba aquí. La llamarían Diana o Minerva, a la manera indiferente de los imperios que no son misioneros y que prefieren reconocer y anexar las divinidades vencidas. Antes ocuparía su lugar en una jerarquía precisa y sería la hija de un dios y la madre de otro y la vincularían a los dones de la primavera o al horror de la guerra. Ahora la cobija y la exhibe esa curiosa cosa, un museo. Nos llega sin mitología, sin la palabra que fue suya, pero con el apagado clamor de generaciones hoy sepultadas. Es una cosa rota y sagrada que nuestra ociosa imaginación puede enriquecer irresponsablemente. No oiremos nunca las plegarias de sus adoradores, no sabremos nunca los ritos.








Borges junto a La Tène
Personnage debout sur un pieu (aristocrate allobroge)
Auteur inconnu, Statue monumentale
Musée DÁrt Et D´Histoire  Ville de Genève
Texto y fotos en Atlas (1984, 1999)


No hay comentarios:
Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...