17/5/15

Jorge Luis Borges: Religio Medici, 1643








Defiéndeme, Señor. (El vocativo
no implica a Nadie. Es sólo una palabra
de este ejercicio que el desgano labra
y que en la tarde del temor escribo).
Defiéndeme de mí. Ya lo dijeron
Montaigne y Browne y un español que ignoro;
algo me queda aún de todo ese oro
que mis ojos de sombra recogieron.
Defiéndeme, Señor, del impaciente
apetito de ser mármol y olvido;
defiéndeme de ser el que ya he sido,
el que ya he sido irreparablemente.
No de la espada o de la roja lanza
defiéndeme, sino de la esperanza.



En El oro de los tigres (1972)
Foto: Captura Borges 75 
Cortometraje de Zorroaquín y Docampo Feijoó


No hay comentarios:
Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...