26/7/14

Jorge Luis Borges: El inquisidor






Pude haber sido un mártir. Fui un verdugo.
Purifiqué las almas con el fuego.
Para salvar la mía, busqué el ruego,
el cilicio, las lágrimas y el yugo.
En los autos de fe vi lo que había
sentenciado mi lengua. Las piadosas
hogueras y las carnes dolorosas,
el hedor, el clamor y la agonía.
He muerto. He olvidado a los que gimen,
pero sé que este vil remordimiento
es un crimen que sumo al otro crimen
y que a los dos ha de arrastrar el viento
del tiempo, que es más largo que el pecado
y que la contrición. Los he gastado.


En La moneda de hierro, 1975
Foto: Borges 1983 en Palermo por Ferdinando Scianna/Magnum Photos


No hay comentarios:
Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...